¿QUÉ TÉCNICAS UTILIZAMOS PARA EL IMPLANTE CAPILAR?

La técnica de Trasplante capilar F.U.E. (Follicular Unit Extraction), es la solución más especializada y menos invasiva para tratar las áreas que fueron afectadas por la alopecia.
Esta Técnica es elegida por los doctores de IHC, ya que es la más aceptada y los resultados obtenidos son superiores. Sin duda, una de las ventajas diferenciales de esta técnica, es que no deja ninguna cicatriz en la zona donate.

A diferencia, de los métodos tradicionales, el microinjerto capilar F.U.E. se basa en la extracción de unidades foliculares de forma individual.

De esta manera, obtenemos cada unidad folicular individual directamente del cuero cabelludo. Estas unidades están formadas por grupos de 1 a 4 folículos pilosos. Esta minuciosa selección, nos asegura un excelente potencial de nuevo crecimiento.

Uno de los pilares de IHC es el diseño de tu nuevo pelo, y de la mano del diseño, está también la delicada selección de foliculos, junto con la correcta implantación de los mismos. brindádote así la mejor opción para recuperar tu pelo.

En IHC somos líderes en la práctica de la recuperación capilar con la técnica F.U.E., comprometiéndonos a cubrir tus necesidades estéticas.

Todo el equipo de IHC te guiará y acompañará para que puedas alcanzar tus objetivos estéticos, que te sientas contenido y guiado en este proceso de tener nuevo pelo.


MÉTODO EJECUTIVO

(F.U.E. EJECUTIVA)

El pelo que está por encima de la región donante se deja largo y cubre lo rasurado. De elección para aquellas personas que por cuestiones personales o laborales, no pueden rasurarse el pelo. 

Esta técnica consiste en rapar sólo un área de la zona donante, que luego se tapará con el propio cabello del paciente. Al mismo tiempo, en muchas ocasiones la zona receptora se puede tratar de manera discreta. De este modo no se notará demasiado que nos hemos realizado una cirugía

El trasplante capilar sin rapar resulta muy interesante para aquellos pacientes que, por preferencias personales, no desean pasar por la experiencia de un rapado que cambie su aspecto físico durante meses

Queremos dejar claro que rapar no es un “capricho” del médico. Es cierto que rapar completamente la cabeza es muchas veces preferible de cara al médico:

  • Tenemos un campo quirúrgico más diáfano y vemos mejor dónde hay que actuar
  • Podemos limpiar mejor el posible sangrado que aparezca durante la cirugía
  • El pelo implantado no se enganchará con el pelo existente
  • Los folículos que se salen de su lugar se recuperan con más facilidad para ser introducidos
  • Los lavados en los días posteriores a la cirugía son más sencillos

Sin embargo, sabemos por experiencia que no todos los pacientes se quieren rapar, por diversas razones también:

  • No es un look al que estén acostumbrados
  • Les parece que se sale de la norma social
  • No quieren que se note que se han operado
  • Solo el hecho de verse rapados puede resultar una mala experiencia a nivel psicológico

Antes de la extracción, recortamos con unas tijeras especiales unas zonas estratégicas en la zona donante para dejar accesibles los grupos de folículos que vamos a extraer

El tamaño de la zona donante a recortar la definirá el médico en función de los folículos que se necesiten (dependerá por tanto de la zona a tratar)

En caso de que la zona a tratar sea muy grande, es posible que el médico decida realizar varias cirugías, separadas en el tiempo

Estas zonas donantes luego se podrán ocultar fácilmente con los cabellos circundantes para no dejar signos visibles de la intervención después del procedimiento.

La importancia de la Técnica

Esta técnica resulta muy laboriosa, requiere más tiempo y una expertise del profesional que muy pocos médicos en nuestro país tienen. Es importante por ello apoyarte en resultados de experiencias previas comprobables. Aquí las nuestras.


¡Quiero operarme!

Desde IHC estamos para ayudarte a encontrar tu mejor version.